Pacto PP-PSOE a escondidas

Mariano Rajoy siempre quiso seducir al PSOE para la gran coalición, después de perder la posibilidad de la mayoría absoluta. El exsecretario general, Pedro Sánchez, era novel en política española y lo veía como un enemigo, pero el gallego llevaba ya 30 años en activo, y ya avisaba: “El principal aliado del Partido Popular es el PSOE”. No lo consiguió de facto entonces, pero sí por la puerta trasera esta semana con unos primeros acuerdos. La entente ha sido puntual, si bien tiene base para extenderse a otros casos con el “sentido de Estado” de la actual gestora socialista y un tácito compromiso por parte del PP de enaltecer el PSOE para que Podemos no lo trague.